Historia

  • Restaurante Japonès TEPPAN-YA

    TEPPAN-YA nació en el año 2.006 fruto de la necesidad de dar mejor servicio a sus clientes incondicionales, que tenían que hacer cola en la calle para poder degustar su excelente comida, en el barrio de La Sagrada Familia en Barcelona, trasladándose a un local mucho mayor. Conservando el primer local, no se fueron muy lejos ya que en un principio se había elegido el barrio por todo lo que representa culturalmente y por su amor al trabajo del famoso arquitecto Gaudi que atrae a las multitudes y es visita obligada para los turistas que vienen a nuestra hermosa y cosmopolita ciudad .

    Con la ampliación vinieron los cambios y se instaló una zona con planchas para cocinar delante de los clientes a un lado del comedor principal. Alrededor de las planchas se dispusieron sillas para que los clientes pudieran disfrutar mejor del arte de la cocina a la plancha, al estilo japonés.

    En cada silla se coloca un original kimono, detalle de la casa, para que los clientes se pongan en situación y esperimenten por completo la experiencia oriental y al mismo tiempo evitar que se ensucie la ropa con los vapores que desprenden las planchas. Precisamente el nombre del nuevo restaurante se inspiró de la palabra TEPPAN-YAKI que significa ASADO A LA PARRILLA EN PÚBLICO. Y con la plancha también llegó “la tortilla voladora”, un espectáculo en el que participan los clientes tanto o más que el cocinero, ya que junto con la tortilla, son los verdaderos protagonistas de este divertido “juego”, en el que el cocinero tiene que “encestar” el trozo de tortilla en la boca del participante, provocando la risa de todos los comensales y, como no, la del propio protagonista.

    El éxito de este bien conocido restaurante reside en su excelente calidad, apreciada por sus clientes habituales y aunque, con el tiempo, algunos han ido a vivir fuera del barrio de la Sagrada Familia, vuelven para disfrutar de su deliciosa comida. Con la llegada de los woks se puso inevitablemente en evidencia dicha calidad que supera con creces la cantidad de comida, puesto que los platos de Teppan-ya son suficientemente abundantes y los estómagos de los clientes también quedan satisfechos. Actualmente la clientela se extiende hasta afuera del barrio, siendo recomendado por los que han probado su cocina, tanto los numerosos menús como la larga lista de platos de la carta.